La prioridad que el desarrollo científico y tecnológico adquiere dentro del proceso de apertura económica, se debe a la necesidad de construir ventajas competitivas que permitan a nuestra sociedad establecer rutas de crecimiento estables, con impactos claros y predecibles para el bienestar (Mungaray Lagarda, 1994).

Por ello es natural que la función de los estudios de posgrado esté orientada a formar recursos humanos del más alto nivel, que profundicen y amplíen el conocimiento de la cultura nacional y universal para desarrollar la ciencia, la tecnología y las humanidades; y apoyen el proceso educativo y productivo en aras del desarrollo económico y social del país (Mungaray Lagarda, 1994).

La formación del especialista en Cirugía General en nuestro país es heterogénea, a pesar de que existe un Plan Único de Especializaciones Médicas (PUEM), porque: los Planes y Programas de Estudio, los Programas Operativos y los Sistemas de Evaluación quedan a merced de los profesores titulares de los cursos. Se ha detectado que, en general, la supervisión de las Instituciones de Educación Superior (Facultades o Escuelas de Medicina) que debe estar encaminada al mejoramiento del ejercicio de los programas, no se cumple. Por tanto, es necesario implementar las herramientas que propicien la participación compartida Universidad – Institución con el objetivo de formar un profesional de la Cirugía General que responda a las necesidades actuales: con un alto nivel de conocimientos y habilidad en las destrezas, comprometido con su función social y económica hacia la comunidad (Althie, y otros, 1997).

En la elaboración del plan de estudios de Especialidad en Cirugía General, con sede en el Centenario Hospital Miguel Hidalgo (CHMH), de la Secretaría de Salud del Estado de Aguascalientes, se consideraron las características generales de otros, como: Medicina Interna, Ginecología y Obstetricia y Ortopedia y Traumatología; los cuales a su vez se alinean con las normas generales definidas por la Universidad Autónoma de Aguascalientes (UAA) y considera las aportaciones del PUEM más reciente (2014) de Cirugía de la Universidad Nacional Autónoma de México.

También se revisaron los Planes de Estudio de las siguientes instituciones: Universidad Autónoma de Sinaloa (UAS), Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ) y Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL) y finalmente los lineamientos recomendados por el Consejo Mexicano de Cirugía General. El análisis fue para rediseñar con lo más positivo la especialidad, que avala la UAA y oferta el CHMH.

El Plan de estudios busca incorporar la teoría a la práctica, además de hacer una experiencia cotidiana en la asistencia médica la investigación.

Además de lo antes descrito, ha sido fundamental en la elaboración del presente plan considerar los aspectos conceptuales descritos por el PUEM, que desde 1994 pretende unificar los criterios de enseñanza para las diferentes instituciones que son sedes de las especialidades médicas a nivel nacional, para que los egresados sean capaces de laborar en cualquier lugar de la federación; ya que su carácter innovador en la unificación de la enseñanza médica (Plan único de especializaciones médicas en Cirugía General, 2014) “estriba en torno a tres funciones profesionales sustantivas del médico la atención médica, la investigación y la educación”.

En la actualización del presente plan de estudios se consideró un cambio sustancial en las áreas de la enseñanza de la investigación y la educación. Sin embargo, aun y cuando no se consideran tan “sustanciales” como los anteriores, los tópicos que componen los programas de estudio de Cirugía General también tuvieron modificaciones, que incidan en el proceso de implementación.